Según una creencia popular la planta del dinero – Plectranthus australis – atrae el dinero a los hogares donde se encuentra. Quizás esto no sea del todo cierto, pero sin duda se trata de una planta de interior muy decorativa y que resulta muy fácil de cuidar y de reproducir.

Posiblemente el nombre de planta del dinero venga de la forma de sus hojas, algo redondeadas y dentadas que se asemejan a las monedas.

Es una planta colgante por lo que quedará preciosa en cestos o macetas colgantes pero también puedes colocara en una maceta normal en cualquier rincón de tu casa.

Esta planta produce además unas bonitas flores en otoño  y en invierno; con pequeñas flores blanquecinas o azuladas que crecen en las puntas de las ramas.

Cuidados de la planta del dinero

La planta del dinero es una planta de interior  con multitud de hojas redondeadas de un bonito color verde, resulta muy fácil de cuidar y de reproducir.

Para reproducir la planta basta coger un esqueje o una rama  y ponerlo en agua unos días, verás como en seguida salen raíces y tendrás una nueva planta lista para plantar.

Crece muy bien en semisombra e incluso en sitios a la sombra, es conveniente que no le de durante muchas horas el sol directo.

También se puede tener en el exterior, siempre que no sea un lugar con fuertes heladas.

Para plantarla, utiliza una maceta o recipiente bien drenada. El otoño y la primavera son las mejores épocas para plantarla y multiplicarla, ya sea por esquejes o semillas.

A la planta del dinero le van bien los ambientes algo húmedos y las temperaturas estables, no soporta bien las heladas ni las temperaturas por debajo de 5 ºC.

Riégala siempre que veas la tierra seca, una vez por semana suele ser suficiente en invierno, y una vez cada dos o tres días en verano. Ten en cuenta que el exceso de riego puede producir hongos en la planta, así que no te excedas.

Abonar la planta cada 2 o 3 meses ayudará a mantener su fuerza y a favorecer la floración.

Dado que la ramificación es abundante y el crecimiento es rápido puedes ir cortando las ramas que crezcan demasiado para formar nuevas plantas o enredar las ramas para mantener la forma de la planta.

Si tenéis alguna duda o queréis compartir vuestros consejos dejadme un comentario 🙂

Otros artículos sobre plantas de interior:

Jacinto de agua
Cuidados de la Poisentia
Cactus de Navidad
Consejos para cuidar las Orquídeas
El ciclamen
Cuidados del Aloe Vera